Que Hacemos

Los Derechos y la Salud de las Mujeres Inmigrantes

NLIRH trabaja para proteger y promover los derechos humanos y civiles de las mujeres y familias inmigrantes, entre ellos el derecho al cuidado de salud de calidad y a bajo precio, independiente del estatus migratorio. 

NLIRH trabaja para proteger y promover los derechos humanos y civiles de las mujeres y familias inmigrantes, entre ellos el derecho al cuidado de salud de calidad y a bajo precio, independiente del estatus migratorio. 

El estado actual del sistema de inmigración de los Estados Unidos es muy preocupante, e incluye prácticas inhumanas tales como la detención y deportación. La comunidad Latina está observando cuidadosamente para ver que se apruebe la legislación de reforma migratoria federal que dicta el sentido común, e incluye ciertas provisiones, tales como: el fin de las políticas de la ejecución de leyes que separan a las familias; un camino a la ciudadanía que sea justo, equitativo, y a bajo precio para todos; y el acceso al cuidado de salud y apoyos económicos para la familia para todas las mujeres y familias inmigrantes, independiente del estatus.

Hasta entonces, la salud y los derechos de las mujeres inmigrantes siguen siendo profundamente afectados por su estatus migratorio. Las mujeres inmigrantes se ven obligadas a trabajar en las industrias que están devaluadas, mal pagadas, peligrosos para su salud, con falta de protecciones para los trabajadores, y no ofrecen beneficios. No es sorprendente que la mayoría de las mujeres inmigrantes no tienen cobertura de cuidado de salud. Además, las legislaturas estatales continúan introduciendo legislación que les negarían el acceso a los no-ciudadanos a los programas básicos de salud pública que son apoyados por sus dólares de impuestos. 

Como resultado, las mujeres inmigrantes tienen menos probabilidades de recibir cuidado de salud sexual y reproductiva adecuada, incluyendo el chequeo de cáncer cervical y de la mama y el tratamiento, los servicios de planificación familiar, pruebas y tratamiento del VIH/SIDA, la educación correcta sobre la sexualidad y las relaciones, y servicios culturalmente y lingüísticamente competentes.

Todas las organizaciones que promueven los valores básicos de la salud, dignidad y justicia deben expresarse a favor de los derechos humanos fundamentales de las mujeres inmigrantes y sus familias.