In the News

La hepatitis B: Medidas que puede tomar un portador para no contagiar a sus seres queridos

Fabiola Pomareda
El Diario
Domingo, Enero 18, 2009

La hepatitis B es una infección viral que se contagia mediante el contacto directo con la sangre o el semen de una persona infectada, generalmente a través de un pinchazo de aguja o por una relación sexual.

Cuando el virus de la hepatitis B (VHB) ataca el hígado de una persona, puede producir una infección de por vida, ya sea cirrosis, cáncer de hígado o insuficiencia renal.

El Instituto Nacional de la Salud Reproductiva de las Latinas (National Latina Institute for Reproductive Health) estima que en EE.UU. hay 1.25 millones de personas con hepatitis B crónica; es decir, que ya desarrollaron alguna de las enfermedades menionadas anteriormente.

De acuerdo con el Departamento de Salud de Nueva York, una de cada 20 personas en EE.UU. se infecta con el VHB alguna vez en su vida; pero quienes corren mayor riesgo son quienes tienen relaciones sexuales con personas infectadas; quienes tienen varias parejas sexuales; quienes se han hecho un tatuaje con herramientas contaminadas; y quienes usan drogas inyectables.

La Oficina de Salud de las Minorías (Office of Minority Health), por su parte, señala que los hispanos mayores de 40 años son un 50% más propensos a desarrollar hepatitis B que otros grupos étnicos. SÍNTOMAS Los síntomas (fatiga, dolor de estómago, fiebre, náuseas y color oscuro en la orina, entre otros) pueden aparecer entre seis semanas y seis meses después de que se contagió. No hay medicamentos especiales para el tratamiento de la infección aguda una vez que aparecen los síntomas. Generalmente, el mejor tratamiento es reposo en cama.

El interferón es el tratamiento más eficaz para la infección por VHB crónica, y da buenos resultados en el 25 al 50% de los casos. El portador crónico del VHB debe evitar las bebidas alcohólicas y la medicación que afecta el hígado porque, de lo contrario, la enfermedad hepática puede empeorar.

PROTEJA A LOS SUYOS

El portador crónico debe seguir normas de higiene estándar para no contagiar a sus seres queridos. No debe compartir hojas de afeitar, cepillos de dientes ni otros objetos que puedan estar contaminados con sangre. Además, los miembros susceptibles con quienes convive, especialmente las parejas sexuales, deben ser inmunizados con la vacuna de la hepatitis B. Los Institutos Nacionales de Salud también informan que una mujer infectada puede transmitir el virus a su hijo al dar a luz, por lo que se recomienda la vacuna de la hepatitis B a todos los niños y adolescentes, junto con sus vacunas infantiles de rutina, a partir del nacimiento.